Empresas tipo “malla”, el negocio del futuro

Los negocios tipo malla, en los que se facilita una red de información para acceder a productos y servicios, son la tendencia del futuro.


La revolución de internet, que ha cambiado la forma en la que las personas acceden a la información y cómo comparten con las comunidades, ha llevado a que las empresas interesadas en captar este público replanteen la manera en la que sus clientes pueden acceder a los productos y servicios, sin la necesidad de ser propietarios de los mismos. A este cambio de modelo se le ha denominado negocios tipo “malla”.

Una de las principales exponentes de este concepto ha sido Lisa Gansky, autora del libro “La Malla”, quien explica que, más allá de crear un producto y limitarse a venderlo, las empresas con negocios “malla” se fundamentan en la idea de compartir información para que a las personas les resulte más fácil acceder a un servicio.

Zipcar es un ejemplo que la experta utiliza para explicar el concepto. Esta empresa estadounidense especializada en carsharing (compartir el carro), permite a los usuarios reservar y escoger el tipo de vehículo que necesitan según su necesidad: un camión para una mudanza, un sedán para pasear, entre otras exigencias.

Pero el concepto va más allá de las empresas privadas, pues también se pueden construir redes de información desde el Estado, para el servicio de la ciudadanía en general. “Yo estaba tomando un café en Portland y, mientras lo hacía, una pequeña pantalla en el café de pronto anunció que el próximo bus vendría en tres minutos y el tren en 16 minutos. Es información real, confiable, frente a mis ojos, en mi cara, para que yo pueda terminar el café”, ha explicado Gansky en conferencias.

EL NEGOCIO DEL FUTURO.

Más allá de la red de conexiones y la oportunidad de acceder a bienes, productos y servicios, sin la necesidad de que el usuario sea el propietario, las compañías con este modelo pueden recolectar los datos de sus clientes y pasar a un siguiente nivel: estudiar sus hábitos de consumo e intentar anticiparse a las necesidades. De esa forma, el servicio evoluciona y se personaliza.

Otro ejemplo puede ser Netflix, la plataforma de series y películas por suscripción. Solo por un pago fijo mensual, esta compañía estadounidense les permite a las personas acceder a cientos de títulos, en cualquier lugar y por cualquier dispositivo conectado a internet: celulares, computadores, tabletas, entre otros dispositivos.

Pero no ha sido la única. HBO Go, TNT Go, Claro Play, Fox Play, entre muchos otros, han aprovechado la revolución tecnológica para llevar sus servicios de televisión a un nuevo nivel. A esto se suma que, con un análisis de los comportamientos de consumo, deciden qué títulos adquirir, en qué países habilitarlos y recomiendan a cada usuario una lista de programas o películas según los géneros, actores o años de las producciones que ven.

Pese a esto, la seguridad y la confiabilidad en el manejo de los datos personales siempre están a la orden del día para debatir. Es por ello que estas compañías tienen el reto de garantizar el uso adecuado de la información de millones de usuarios que confían en ellos.

Estos son algunos de los puntos que se reflexionarán en la próxima edición de Caribe BIZ Forum, donde expertos, académicos y empresarios podrán analizar qué son los negocios tipo malla y cuáles son sus ventajas y desventajas para el futuro.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print